Candela Grupo Fem: Salud y Belleza Natural

Candela Grupo Fem – Marta Lale

Nuestra Chica Emprendedora de hoy es Marta Lale, de Candela Grupo Fem, Salud y Belleza Natural; en sociedad con Fernando Espiño.

Cada vez que leemos una nueva historia emprendedora, seguro que usted y yo nos vemos reflejadas en cada emoción detrás de cada palabra.

Encontramos los puntos en común que definen a toda Chica-E y nos alegramos por cada logro alcanzado, porque es como si nosotras mismas lo hubiésemos alcanzado.

Sentarnos a escribir nuestra historia es como crear un espejo de agua en el cual nos asomamos tímidamente y nos vemos reflejadas como mujeres que aspiramos a seguir creciendo, a seguir creyendo y a seguir soñando que podemos construir entre todas un mundo mejor.

Nada mejor que las propias palabras de una Chica-E para compartir ¡una pasión emprendedora!

___

“Hola queridos Emprendedores! Me llamo Marta y junto a Fernando, mi querido esposo desde hace 29 años (nos casamos un 14 de febrero cuando aún no se festejaba el Día de los Enamorados en Argentina. ¿Una casualidad?), estamos dándole forma a este pequeño ‘gran’ emprendimiento como distribuidores en el rubro Salud y Belleza de productos naturales.

Fui secretaria ejecutiva en excelentes empresas por mucho tiempo y llegados los 35 años no conseguí reinsertarme más en el mercado laboral. Acostumbrada a manejar mi dinero y, como mi hobby eran las manualidades, pensé que podría obtener de ello un ingreso, pero… si bien todos elogiaban mis trabajos por su delicadeza y diseño… yo no los sabía vender!!!!

Para no enloquecer, entré al rubro de ‘venta directa’ y me incorporé para tentar suerte. Puedo decir que no gané mucho dinero aunque siempre estuve dentro de los primeros puestos de venta. Fui Líder en dos oportunidades y también Colaboradora/Asistente de la Gerente de Zona. Fueron casi 15 años y siempre me preguntaba porqué estaba allí, si no ganaba por lo que trabajaba ni por la excelencia en mi desempeño; además ‘eso no era lo mío’!! Lo que sí capitalicé fue el poder relacionarme con la gente, ser más abierta, más comunicativa, comprender las necesidades del otro, conocer y aceptar los distintos puntos de vista, aprender lo que es ‘liderar’ y ‘presionar’, organizarme sin tener recursos o dosificándolos, armar un salón para eventos y no dejar ningún detalle librado al azar, capacitar sin ponerme colorada, defender un presupuesto… Pero la vida tiene tantas vueltas!!! Ya van a saber porqué.

Mientras tanto me seguía capacitando en el rubro cosmética (porque yo, ‘doña perfección’, tenía que saber todo bien) y asistiendo a toda charla que me relacionara con mis pares: las secretarias.

Y a partir de acá… la mejor parte de esta historia. Hace tres años conocí la empresa con la que estamos trabajando ahora y, sin quererlo -tan sólo por darle una mano a mis conocidos ofreciéndoles para que tengan un ingreso extra- fui nombrada Directora al mes (y me pagaban por eso!!!). La gente seguía sumándose a mi grupo ‘por obra y gracia del Espíritu Santo’ (lo digo con todo respeto). Yo no hacía nada: no publicitaba, no participaba de eventos, no buscaba a la gente para vender, yo seguía tomándolo como un pasatiempo. No me daba cuenta de lo que me estaba sucediendo, todo era tan rápido, había tanta sinergia en el grupo que no sabía todo lo que estaba generando.

Hasta que un día, alguien de mi equipo (muy humilde pero muy valiente para sobrellevar todos sus problemas) me dijo: ‘con lo que gané con esta venta voy a comprar la comida para hoy’. Y me sentí responsable, sí, responsable de poder mejorar la vida de alguien. Allí me cayó la ficha y tuve que decidir: no podía seguir tomando esto a la ligera o como un hobby y le pedí a mi esposo que me acompañara más de cerca. Se quedó con el asesoramiento de empresas y dando clases sólo en algunas universidades. Era un paso importante el que estábamos dando, ya que parte de los ingresos fijos no estarían más. Empezamos a trabajar y se dio una dupla buenísima: él con todos sus conocimientos docentes y experiencia en Marketing, Ventas y Promociones; y yo con toda la experiencia de esos años de líder y asistente que tanto me sirven hoy para manejar más fácil este negocio.

Maxi (nuestro hijo mayor) nos hizo la página Web, empezamos a publicitar y a participar de eventos, y tanto creció el negocio que se incorporó Nahuel (nuestro hijo menor) quien hoy maneja la facturación y despacho de la mercadería. Esto se convirtió un trabajo de y en familia. Además, nuestras capacitaciones comenzaron a ser más asiduas, contratamos capacitadores externos y a partir de allí, dos de esas personas que creyeron en mí y me acompañaron desde un principio tienen hoy sus propias empresas, que a su vez dan trabajo a otros (digo bien, otros, porque también sumamos muchos hombres a este negocio).

Para finalizar, queremos contarles que es un orgullo para nosotros trabajar con una empresa nacional (que apuesta a nuestro país) y poder poner aunque sea un granito de arena para que esta Argentina hermosa se pueda levantar de una vez por todas. Y así debe sentirse cada emprendedor que día a día pone toda su pasión en cada acto, en cada obra, en cada instante…

Con el cariño de siempre”.

*** N O T A: Si desea comunicarse con esta emprendedora para conocer más sobre su emprendimiento u obtener más información sobre sus productos/servicios; utilice los DATOS de CONTACTO. Muchas gracias. ***

Datos de contacto
Nombre: Marta Lale y Fernando Espiño.
País: Argentina.
Web: http://www.candelafem.com.ar.
Blog: http://espaciofem.blogspot.com.

¡Muchas gracias por participar!

Paola Díaz

Asistente Virtual WordPress. Amante del blogging, del té y del #WorkSweetHome. Editora de ChicasEmprendedoras.com.

4 Comments

  1. Hola a todos! Tienen razón con lo que dicen, Yo vendo candela Group y me está yendo barbaro, puedo ir ahorrando durante todos los meses ya que los productos, al ser tan buenos, la gente los compra una vez y vuelve a comprarlos. Lo recomiendo!

  2. Hola! Qué tal! Conozco hace pocos meses a Marta y Fernando pero se merecen todo lo bueno que les está pasando gracias a la calidad de personas que son y por el arduo trabajo que le ponen a su emprendimiento y en ayudar a capacitar a su grupo. También a la calidad de sus productos y por ser distintos a los demás que hay en el mercado.

    Un beso y gracias!
    Andrea Dona.

  3. ¡Gracias por la visita, Roberta y Andrea! Los comentarios para las emprendedoras nos alientan a seguir adelante y sumar energías positivas 🙂 Saludos, Paola.

Dejá un comentario

Your email address will not be published.