Desenredos saludables

Desenredos saludables

Si me conocés sabés que disfruto mucho de las redes porque realmente son muy necesarias: son puentes a otras personas, abren oportunidades, podemos compartir ideas con gente interesante y una larga lista de etcéteras muy valiosos.

Lo mejor de las redes, de Internet toda: las personas.

Si bien podemos trabajar solos como emprendedores, siempre necesitamos de una red de contención, de apoyo y de colaboración.

Me encanta cuando hago un recreo en mi #WorkSweetHome y “salgo” al gran patio -que imagino- a conversar con colegas. Es refrescante intercambiar no solo cosas de negocios, sino también temas más personales y hasta de temas que pueden parecer hasta frívolos… ¡necesitamos esos minutos de relax! 😛

Pero algunas veces es necesario “desenredarnos” un poco para poder re-pensar qué queremos hacer con esas redes.

Cada día recibimos noticias de nuevas redes y comunidades que llegan al mundo online mientras otras se van…

Sin querer, quizás llegamos a un punto, en que nos vamos registrando en tantas redes que luego no sabemos para qué lo hicimos, ni sabemos en qué se diferencian, para qué nos pueden ser útiles tales diferencias o cómo utilizarlas. 

Confieso que he tomado un poco de distancia y me encuentro repensando -otra vez esta palabra- cómo hacer el mejor uso de ellas, ahora que estoy organizando mi vida online.

Reflexiono con vos si…

1) Si las redes a las que pertenecemos están sumando a nuestros emprendimientos, si estamos aprovechándolas de verdad o si sólo nos hemos registrado sin pensar en nuestros objetivos e intereses.

2) Si podemos dedicarle el tiempo necesario para sacar el máximo provecho en este momento. Todo no podemos hacerlo al mismo tiempo. Quizás en determinada etapa del emprendimiento es necesario focalizar la energía en otros temas prioritarios del negocio y pedir ayuda, delegar esta tarea. O bien, si no te podés permitir eso ahora, quizá puedas arrancar con una red y luego ir ampliando según la necesidad. Sí, sé que cuando arrancamos queremos salir con los tapones de punta… pero si somos solo una persona al timón, todo, todo no lo podemos hacer.

3) Si vemos que una red no se ajusta a nuestros intereses, los mensajes y notificaciones se van acumulando sin llegar a responderlos, y la cuenta está a punto de caer en desuso, quizá sea preferible darse de baja y unirse sólo a aquéllas que sí se ajusten a nuestros objetivos de negocios. Además, también sería bueno participar en las que nos sentimos más cómodas.

Como te conté, estoy procesando mi nueva etapa en las redes. De hecho, si andás por el blog y espiás las redes de Chicas Emprendedoras, habrás visto que no hay nada nuevo publicado todavía… shhhh, no lo cuentes pero pronto, pronto.

Ohhh cada tanto viene bien desenredarse para volverse a enredarnos con más ganas de compartir lo que hacemos, lo que somos, lo que deseamos aportar al mundo 🙂

Hasta aquí mis ideas o reflexiones discutibles.

Con afecto,

Paola.-

Paola Díaz

Asistente Virtual WordPress. Amante del blogging, del té y del #WorkSweetHome. Editora de ChicasEmprendedoras.com.

Dejá un comentario

Your email address will not be published.