Victoriana: Diseño de Accesorios de Bijouterie

Victoriana: Diseño de Accesorios de Bijouterie

Nuestra Chica Emprendedora de hoy es María Victoria Mladineo, Titular de Victoriana, Diseño de Accesorios de Bijouterie.

Ningún calificativo debe ser más bello que la propia apreciación sobre las creaciones que realizamos.

Que nuestro ojo crítico no exceda los límites de ver el trabajo bien logrado. Siempre hay cosas que mejorar, de eso trata el crecimiento, la superación, de redescubrir el negocio.

Pero cada creación -no importa cuál sea su especialidad- es nuestra magnífica ¡obra de arte! Hoy y siempre… 🙂 

Nada mejor que las propias palabras de una Chica-E para compartir ¡una pasión emprendedora!

___

“Desde hace 8 años que me dedico al diseño de accesorios de bijouterie, habiendo desarrollado mi propia marca ‘Victoriana’; y diseñando para otras marcas nacionales e internacionales.

Mi proyecto nace casi sin quererlo. Mediaba el verano del 2003, yo estaba sin un trabajo y sin unas vacaciones planeadas. Con una motivación más terapéutica -o simplemente para evitar el aburrimiento- que comercial, comencé a realizar algunos accesorios, diseños con materiales que tenía a mi disposición. De pronto me encontré absorta horas enteras por la confección manual de cada pieza, de cada elemento; me sorprendí porque nunca había sido una persona con gran habilidad manual ni paciencia. De a poco comencé a perfeccionar esas técnicas que había desarrollado de forma personal (nunca había realizado un curso de esta índole), y esto me permitía hacerlo de manera cada vez más eficiente.

Quizás el primer salto significativo fue que comencé a usar, a vestir, mis propios accesorios. Varias veces me encontraba con personas que me consultaban de dónde eran esos aros y collares que utilizaba. Tras confesarles que era yo quien los hacía me pedían un teléfono para encargarme distintas cosas. Ahí, otra vez casi sin querer, me encontraba con que mi pasatiempo de verano podía llegar a convertirse en algo más que eso, en un proyecto comercial, que hasta ese momento no había ni siquiera vislumbrado.

La primer etapa fue lenta pero gradual, me encargaban algo y yo producía ante ese pedido. Pero un día llegó un gran pedido: una amiga de mi familia quería llevar mis cosas a España para comercializarlas. Inmediatamente me embarqué en esa aventura, fueron largos días, de más de 12 horas de trabajo, durante semanas enteras. Al mismo tiempo yo estaba cursando mi segundo año de facultad, con lo cual rara vez encontraba el momento para dormir y descansar. Sin embargo seguí haciendo y cumplí con ese pedido.

Mis producciones seguían gustando cada vez más, por eso comencé a pensar en la idea de buscar gente que realice la confección de esos productos bajo mi supervisión, de esa manera yo podría focalizarme más en el diseño y sobretodo aumentar la capacidad productiva. Publiqué avisos en la web, en los diarios buscando armadoras y talleres. Aquí comenzó otra etapa, antes era yo sola con mi proyecto y ahora me encontraba en bares de distintos barrios entrevistándome con las personas que respondían a mi búsqueda. Las experiencias fueron varias, algunas positivas y otras negativas, pero una vez más se despertaba en mí una nueva necesidad, la necesidad de un espacio físico propio. Cada vez que tenía que mostrar mis productos debía yo trasladarme con ellos y era verdaderamente complicado, y sobretodo una gran pérdida de tiempo.

Por ese momento dos compañeras de facultad habían comenzado un proyecto similar al mío, pero con carteras de cuero; querían alquilar un departamento en el centro de Buenos Aires y utilizarlo como showroom. Era justamente lo que yo necesitaba, así que las tres alquilamos nuestra primer oficina. Era muy chiquita, un anexo de un departamento, era incómoda, pero era nuestra. La arreglamos completamente las tres, con ayuda de amigos y familia. La pintamos nosotras y la decoramos hasta el mínimo detalle. Cada una aportaba lo que podía y tenía para evitar gastos; desde las mesas hasta los sillones o tazas de café.

Todavía recuerdo la emoción de contar con ese lugar, no nos importaba si era chico o no muy lindo, simplemente era un símbolo de que estábamos creciendo y que teníamos algo nuestro. La convivencia fue altamente positiva, había una sinergia entre las tres que nos generaba apoyar el proyecto de la otra y sentirlo como propio. El objetivo con el que busqué la oficina se cumplía, mis productos cada vez eran más conocidos y cada vez se vendía más y mejor.

A los pocos meses logro entrar con mis productos en dos empresas grandes, que conlleva a dos pedidos muy grandes. En esos días todo pasaba por mí: desde la venta, la compra de materiales, las reuniones con equipos de amadoras, reuniones con los clientes, chequeos y arreglos de los productos antes de entregar y muchas otras cosas más. En ese momento mi mejor amiga estaba en un trabajo al cual quería renunciar, le ofrecí trabajar conmigo y ella aceptó. A partir de eso muchas cosas cambiaron. No solo pude delegar algunas de mis tareas, sino que me sentí acompañada y comprendida en muchos aspectos por otra persona, por primera vez dentro de mi propio proyecto. A partir de ahí comencé a estructurarme un mucho más.

Mi familia siempre me ayudó tanto en lo económico (me prestaron el dinero para las primeras ventas grandes) como en otros aspectos, como por ejemplo: embalar mercadería. Todo siempre fue a pulmón pero pisando segura en cada una de las etapas.

Luego logramos mudarnos a una oficina más grande pero esta vez sólo para Victoriana. Pudimos contratar algunos empleados, y conseguimos más y mejores talleres que nos produjeran.

Ahora que veo las cosas en perspectiva me doy cuenta de que hubo mucho de prueba y error en mi experiencia, tanto en la parte de diseño como en la comercialización de los productos. Aún hoy, luego de 8 años de Victoriana, paso noches sin dormir en pos de que el proyecto continúe funcionando. Siempre fui una persona con mucha fuerza, constante y positiva. Creo que eso es fundamental a la hora de encarar y concretar un emprendimiento, constancia, pasión y creer en lo que uno hace”.

*** N O T A: Si desea comunicarse con esta emprendedora para conocer más sobre su emprendimiento u obtener más información sobre sus productos/servicios; utilice los DATOS de CONTACTO. Muchas gracias. ***

Datos de contacto
Nombre: María Victoria Mladineo.
País: Argentina.
Web: http://www.victoriana-details.com.ar/

¡Muchas gracias por participar!

Paola Díaz

Asistente Virtual WordPress. Amante del blogging, del té y del #WorkSweetHome. Editora de ChicasEmprendedoras.com.

7 Comments

  1. Que buena experiencia. Sería muy interesante que ampliaran como es el tema de los talleres de armado o grupo de armadoras para las que recien empezamos y no tenemos idea de como pasar a ese paso. Como se preparan los pedidos para que se los lleve la armadora? trabajan con muestras? Sería útil saber más. Gracias

  2. Que sorpresa al ver que mi collar de mariposa es obra de ustedes !!! hermoso todo lo que hacen, ahra me faltan los aros,!!

  3. Hola, me gustan mucho tus trabajos, hermosos realmente. Me ofrezco a ser parte de tu equipo de armadoras, tengo 3 años de experiencian en el armado de biju. Muchas gracias

Dejá un comentario

Your email address will not be published.